Crédito de la casa: siempre retirar los conformes – vales – pagarés

compras credito de la casa

Usualmente cuando compramos a crédito, nos encontramos con dos opciones:

-Financiación con tarjetas de crédito

-Financiación con crédito de la casa

Cuando elegimos la financiación con tarjeta de crédito, abonaremos mensualmente las cuotas pactadas al sello, y ellos pagarán al comercio según su contrato. No es el objeto de este artículo.

Ahora bien; ¿qué pasa cuando elegimos la financiación con el “crédito de la casa”?

En este caso, estamos firmando un vale, conforme o pagaré por el monto del artículo.

Es decir, si compramos un electrodoméstico de $20.000; firmaremos un vale en favor del comercio por el monto total de $20.000 (independientemente de la cantidad de cuotas).

Cuando terminamos de abonar las cuotas, podemos exigir la entrega del vale/conforme que firmamos: el comercio tiene la obligación de entregarlo

¿Cuál es la trascendencia del vale?

Un vale es un título valor, se encuentra regulado en el decreto ley 14.701. En su calidad de título valor, goza de ciertas características que lo distinguen de otro tipo de negocios jurídicos. El vale es un título valor en el cual el librador (nosotros, el consumidor en este caso) promete incondicionalmente pagar una suma de dinero.

En tanto título valor, cuenta con los caracteres de abstracción y literalidad, no importa la relación que le dio origen al mismo (la compraventa del electrodoméstico, siguiendo con el ejemplo). El vale puede circular; esto significa que el comercio perfectamente podría endosarlo en favor de un tercero, por ejemplo para pagar una deuda con un proveedor.

Endosarlo significa que se transmite, ahora quién puede reclamar el monto del vale es este nuevo tenedor (en este caso el proveedor). El derecho que nace en favor del proveedor es abstracto, no se le puede oponer ningún tipo de excepción; en tanto es el nuevo tenedor, el proveedor ahora puede cobrar el título a todos los obligados cambiarios: el endosante (el local de electrodomésticos) y nosotros (los libradores).

Veamos un ejemplo esquemático:

Suponiendo que sale todo bien:

  1. Compramos electrodoméstico en local XX; firmamos un conforme por $20.000.
  2. Terminamos de pagar las cuotas.
  3. Retiramos el conforme.
  4. Fin.

En cambio, si no retiramos el vale/conforme se abren dos posibilidades:

  1. El vale queda almacenado en el local de electrodomésticos, nunca será puesto en circulación por lo que no tiene ningún tipo de consecuencias para nosotros.
  2. El vale es puesto en circulación, ahora lo tiene un tercero, el proveedor ZZ que no tiene ningún tipo de relación con nosotros, esto apareja las siguientes consecuencias:
    1. El proveedor, o los siguientes obligados cambiarios si el vale sigue circulando y endosándose en favor de otras personas, PUEDE IR CONTRA TODOS LOS OBLIGADOS CAMBIARIOS PARA COBRAR EL VALE, INCLUIDOS NOSOTROS. No importa que ya pagáramos las cuotas, puesto que “lo único que importa” es lo que está escrito en el título valor, y en este caso lo único que figura es una promesa de pago. Teníamos la carga de retirarlo del local, y no lo hicimos. Si el actual tenedor quiere iniciar acciones para cobrarnos el importe del vale ($20.000) puede perfectamente hacerlo, está amparado por la ley.

En la práctica, no es común que suceda “lo peor”, que el vale sea puesto en circulación por el comercio en favor del cual lo firmamos; pero si actuaran de mala fe, perfectamente podría pasar y no tendríamos más remedio que pagar devuelta, al nuevo tenedor, (quién tiene el vale en su poder ahora), es por ello que SIEMPRE TENEMOS QUE RETIRAR LOS VALES/CONFORMES/PAGARÉS cuando terminamos de pagar nuestra compra.

 

 

Comentarios